Las sales de Schüssler – Segunda parte


Kalium phosphoricum: el fosfato de potasio ayuda a tratar tanto el agotamiento físico como el mental, además está indicado en caso de hiperactividad infantil. Esta sal se utiliza en caso de anorexia, estrés, calambres, depresión y herpes entre otras.

Kalium sulfuricum: el sulfato potásico es el encargado de transportar todos los desechos hacia los órganos encargados de su depuración. Esta sal se emplea en caso de acné, asma, bronquitis, faltas de menstruación o escases, forúnculos y sequedad en los labios.

Magnesium phos: el fosfato de magnesio disminuye los impulsos nerviosos y el dolor. Esta sal es la adecuada en caso de calambres, contusiones, cólicos, ciática y dolores en el abdomen.

Natrium chloratum: el cloruro de sodio es el ingrediente primordial de la sal  y el encargado de regular los niveles de agua además de intervenir en la producción de la sangre y de los jugos gástricos. Está indicada en caso de edema, sequedad en la piel, sudor o lagrimeo. 

Comentarios