Las sales de Schüssler – Primera parte

Sales de Schüssler
Sales de Schüssler 

Las sales de Schüssler  son un magnífico remedio alternativo muy similar a la homeopatía pero que ataca la enfermedad en sus inicios pues el principio básico de estos remedios es crear un equilibrio entre las sales a nivel celular.

Calcium fluoratum: el fluoruro de calcio fortalece el crecimiento de las uñas, los huesos y los diferentes ligamentos, además de los dientes. Estas sales se usan para tratar todo tipo de várices y cicatrices devolviéndole la elasticidad a la piel y a los tejidos. Se utiliza para tratar hemorroides, enfermedades en los huesos, problemas en las articulaciones y envejecimiento de la piel entre otros trastornos.

Calcium phos: el fosfato cálcico es la sal que más abunda en nuestro organismo, sirve para acelerar la curación de fracturas óseas y para facilitar el intercambio de nutrientes en forma celular. Esta sal es utilizada en caso de falta de menstruación, amigdalitis, falta de aptito, calambres, dolor en el nervio ciático y trastornos del sueño.

Ferrum phos: el fosfato de hierro se utiliza para fortalecer el sistema inmunitario y transportar hierro y oxígeno  a través del organismo. Se utiliza en caso de infecciones a nivel respiratorio, sofocos de la menopausia y diferentes tics nerviosos.

Kalium chloratum: el cloruro de potasio ayuda a eliminar los líquidos, ayuda a equilibrar las funciones cardíacas y la actividad del aparato digestivo. Esta sal de Schüssler está recomendada en caso de realizar dietas para bajar de peso, inflamaciones cutáneas o quemaduras en general.

Comentarios