Terapias con piedras


La terapia con piedras combina piedras frías de mármol con piedras calientes de lava basáltica. Estas piedras se aplican en diferentes partes del cuerpo y se utilizan para realizar masajes.
Las piedras basálticas son rocas que provienen de los volcanes y son oscuras  y pesadas. A mayor contenido de hierro, mayor será el color oscuro que presenten. Ayudan a dilatar los vasos linfáticos y los vasos sanguíneos.
Las piedras frías son de mármol de Paquistán y ayudan a mejorar el aspecto de la piel ya que la revitalizan y afirman, además ayudan a la relajación.
Los masajes combinan los tradicionales con las manos  con la colocación alternada de piedras calientes y frías.
En una sesión, el masajista coloca las diferentes piedras sobre los puntos energéticos que el paciente necesita, en la columna vertebral en el abdomen, las manos y los pies, luego aplica aceites esenciales y procede a realizar el masaje.

Comentarios