Anorexia

La falta de apetito puede deberse a diversas causas. En general, las enfermedades infecciosas agudas provocan inapetencia ya que el organismo orienta todas sus energías a combatir la enfermedad. En estos casos, se trata de un mecanismo de defensa que hay que respetar y sólo habrá que ingerir líquidos. Recién cuando baje la fiebre se comenzará a comer sólidos.
Una enfermedad que puede llegar a ser grave es la anorexia nerviosa y suele atacar a jóvenes y adolescente, especialmente a las niñas. Este tipo de anoréxicos sufre un desorden psicológico y conductal que los lleva a no comer porque creen que están gordos, aunque de hecho no lo estén.
Tratamientos caseros
Las infusiones de ajenjo y de mejorana estimulan el apetito.
Hidroterapia:
Frío y calor: las duchas frias y calientes alternadas estimulan la circulación y ayudan a recuperar el equilibrio del organismo cansado, y también levantan el ánimo.
Flores de Bach: seguir un tratamiento de estas flores de Bach para lograr la armonización interior que puede ser de gran ayuda y complemento del tratamiento correspondiente. El equilibrio emocional contribuirá a recuperar el apetito.

Comentarios