Propiedades de la miel

La miel puede usarse como germicida, somnífero, laxante, digestivo, anticatarral, energético, expectorante y puede ser administrada en gargarismos o ungüentos, como antihemorrágico, diurético y tónico. Además sirve para suavizar la piel y como estimulante cardíaco.
Sistema digestivo: una bebida preparada con jugo de un limón y una cucharada de miel en un litro de agua tomada en ayunas ayuda a la secreción de ácido clorhídrico en el estómago cuando éste es insuficiente.
Una cucharada de miel en ayunas ayuda a curar las úlceras del estómago y del duodeno. Las propiedades antisépticas de la miel contribuyen también a mejorar la flora intestinal. además si se consume habitualmente regula las funciones intestinales.
Sistema nervioso: la miel es un buen sedante para las personas nerviosas y, mezclada con leche caliente ayuda a conciliar un sueño tranquilo.
Problemas hepáticos: la absorción de la miel produce un aumento en la producción del glicógeno disponible en el hígado, con lo que ejerce una función protectora sumamente eficaz.
Catarro: éste tal vez sea el uso mas difundido de la miel. Se la puede mezclar con agua tibia, con leche y con diversas infusiones de hierbas anticatarrales.

Comentarios