Las hierbas

Métodos de obtención de los agentes activos de las plantas(primera parte)
Infusión: Esta es una sencilla manera de extraer los agentes activos de plantas y de hierbas por medio de la acción del agua caliente. Las infusiones se preparan de la misma manera que se prepara el té.
Cocción: Raíces, cortezas y frutos, al ser más gruesos y menos permeables que las partes aéreas de las plantas medicinales, no liberan sus principios activos por simple infusión. Es necesario hervir a fuego lento estas partes en agua para poder extraer sus elementos medicinales. Los elementos deben ser cortados en trozos pequeños.
Tintura: La mayoría de los componentes volátiles de las plantas y de las hierbas medicinales son solubles en el alcohol. Al sumergir las partes secas o frescas de las plantas en alcohol, los principios activos son extraídos con facilidad y en concentraciones muy superiores a las logradas por la infusión o la cocción. Las soluciones altamente concentradas pueden durar uno o dos años.
Jarabes: Con raras excepciones, como en el caso de la menta que es un saborizador muy usado en las pastas dentífricas y en ciertas golosinas, las hierbas en infusión o cocción no son agradables al paladar. Para poder disfrazar el gusto, las infusiones o cocciones pueden ser mezcladas con miel o con azúcar de caña sin refinar. Estos jarabes combinan la acción calmante de sus propios componentes con las propiedades medicinales de las infusiones y cocciones.
Infusión en aceites vegetales: Los aceites vegetales puros, como los de girasol, de almendra y de oliva, pueden ser fácilmente adquiridos en los mercados. Estos tienen la propiedad de disolver los principios activos, solubles en grasa, de las plantas y de las hierbas medicinales. Este proceso puede ser llevado a cabo a temperatura ambiente o un poco más alta.

Comentarios