Propiedades de la miel

La miel se compone principalmente de 16 tipos de azúcares siendo dos los predominantes: La levulosa (fructosa) y la dextrosa(glucosa). Esto es uno de los motivos por los que la miel actúa tan rápidamente produciendo energía, puesto que estos dos elementos se describen como "predigeridos", por lo cual cuando entran en el cuerpo y son asimilados, comienzan a funcionar directamente. Debido a su alto valor energético y á su facilidad de digestión es un alimento especialmente valioso para los ancianos y los bebés.

Al mismo tiempo que la miel de abeja tiene la capacidad de endulzar 25 veces más que el azúcar ordinaria, también es considerada como uno de los alimentos más nutritivos que se conocen por su contenido de vitaminas, sales minerales y azúcares de fácil digestión.

Con este producto natural, se pueden tratar afecciones tan diversas como:

*Problemas de hipertensión e hipotensión, problemas cardíacos, artritis, reuma, estreñimiento, dispepsia, acidez e insomnio.

*Descongestionar bronquios y pulmones y suavizar la garganta.

*Aftas bucales (en enjuagues).

*Uso cosmético, por sus propiedades suavizantes y antiinflamatorias.

*La inflamación de las hemorroides (uso externo)

*Al ser un alimento alcalino, no suele causar problemas de asimilación en personas con disfunciones digestivas, siendo de gran ayuda en la cicatrización de úlceras de estómago y duodeno.

*Su riqueza en potasio la convierte en bactericida impidiendo el desarrollo de caldos de cultivo, por lo que se utiliza desde la antigüedad como conservante de alimentos y de platos cocinados, a los que enriquece con su sabor.

*Actúa como eficaz desinfectante y cicatrizante de heridas.

*su composición la convierte en un producto energético que permite la alimentación muscular inmediata, siendo por ello no sólo de utilidad a deportistas, sino también a personas mayores.

Comentarios

María Marta Bruno ha dicho que…
Qué bueno haber encontrado este blog. Escribí en el mío - VACAS ENCONTRADAS -www.vacasencontradas.blogspot.com, una relación de ideas en torno de la reencarnación y otras yerbas. La titulé "Seré alcaucil... o no seré"... y me puse a buscar imágenes de alcauciles... Pues así fue como dí con este blog, que prometo visitar asiduamente... Soy una ferviente admiradora de los recursos de la naturaleza para favorecer el proceso vital... Gracias, y nos estamos leyendo...