Dermatitis

Las dermatitis son alteraciones inflamatorias de la piel y según los factores que intervienen se clasifican en endógenas (por causa interna) y exógenas (por causa externa).

Endógenas:

Dermatitis o eczema seborreico: son escamas de aspecto untuoso o graso en el cuero cabelludo, cara y tercio superior del cuerpo, los factores como la fatiga o el estrés pueden aumentar los brotes
Dermatitis atópica: es una afección cutánea inflamatoria de carácter crónico, habitualmente comienza en la infancia, y casi siempre en el primer año de vida, suele ir asociada al asma bronquial o a la rinitis alérgica. Se presentan placas enrojecidas a veces con vesículas y pequeñas costras que se descaman y pican intensamente, sequedad frecuente de la piel, en los pliegues de los brazos y piernas que se agrava en invierno y con la humedad.

Exógenas:

Dermatitis o eczema de contacto: son lesiones producidas por sustancias que en contacto con la piel la irritan y desencadenan una reaccion alergica.
Dermatitis del pañal: producida en bebes por la acción prolongada de la orina y las
heces sobre la piel de la zona.

Medidas terapéuticas:

Alimentacion: evitar huevos, leche, nueces, cereales y trigo.
Complementos dietéticos: Aceite de onagra y borraja, levadura de cerveza, Vitamina E.
Aplicaciones locales: aceites de: almendras dulces, germen de trigo, tepezcohuite, malva, manzanilla, malvavisco, lanolina. Gel de Aloe, caléndula (para atenuar los picores).
Plantas medicinales: desde la fitoterapia se aconseja consumir bardana, zarzaparrilla, diente de león, ortiga, fumaria y dulcamara.

Comentarios