Cómo funciona la acupuntura?

Está basada en una filosofía llamada TAO. Filosofía de la armonía y equilibrio del hombre con su entorno, y consigo mismo.
Es probablemente la terapéutica más sutil. Esta basada en corregir los desequilibrios de la energía, que recorre el cuerpo. Energía que está representada por una serie de puntos, llamados meridianos. Existen 12 meridianos,
representando cada uno a un órgano (hígado, pulmón, etc.) o a una víscera (vejiga, vesícula biliar, etc..). Estos meridianos recorren el cuerpo de arriba a abajo y de abajo a arriba.
Para lograr este equilibrio, se utilizan los puntos de comando del meridiano afectado. Existen puntos de comando para dispersar (quitar energía), para tonificar (producir energía), o pasar energía a un meridiano acoplado.

Métodos de diagnóstico
Además de la historia clínica, único punto de diagnóstico coincidente con la medicina occidental, se utiliza el diagnóstico de pulso , pilar imprescindible, para el diagnóstico energético. En la arteria radial, se ven 12 pulsos diferentes, 6 en cada mano, correspondiendo cada uno a un órgano. Lógicamente, no se puede pretender realizar un tratamiento adecuado, sino se ha realizado un diagnóstico a su vez adecuado.
Existen otros medios para confirmar el diagnóstico de pulso, en caso de que sea necesario, como el diagnóstico de lengua, cambios en la coloración de ciertas zonas del rostro, etc.,etc.
 
Para cuales patologías sirve la acupuntura?
La Acupuntura se puede utilizar en casi todas las patologías. Pero los efectos más espectaculares se ven en las patologías funcionales, es decir, donde aún no existe una lesión orgánica.
Si alguien padece una lesión de una válvula cardiaca, y quiere ser tratado con acupuntura. Se podrá mejorar su estado general, y tal vez, conseguir que no evolucione mas, pero no se puede volver a la normalidad ese tejido
lesionado. Solo podría ser curado por medio de la cirugía.
En casos en que no exista una lesión orgánica, la acupuntura es muy efectiva. Se utiliza con éxito entre otras patologías en:
* Adelgazamiento sin esfuerzo.
* Deshabituación al tabaco.
* Dolores articulares y musculares.
* Estrés
* Síntomas inespecíficos.
* Dolores cervicales, vértigo y contracturas.
* Dolores dorsales y lumbares.
* Ciáticas, neuralgias.
* Jaquecas y cefaleas.
* Rinitis alérgica.
* Alteraciones digestivas: estreñimiento, colon irritable, etc.
* Hipertensión.
* Impotencia, eyaculación precoz.
* Dismenorreas.

Comentarios