Gripe

El virus de la gripe aparece a mediados del otoño y comienzo de invierno y se contagia de persona a persona. Su comienzo suele ser brusco: fiebre alta, escalofríos, dolor de cabeza y zona ocular, dolor muscular generalizado aunque suele ser más acentuado en la zona lumbar y pantorrillas, tos seca, faringitis, nauseas, vómitos, diarrea, falta de apetito, lagrimeo.

Medidas terapéuticas

Medidas generales: reposo absoluto, especialmente si hay fiebre, abundantes jugos de frutas, caldos de verduras e infusiones calientes.
Fitoterapia: se aconseja consumir corteza de sauce como antitérmica y analgésica, gordolobo, malva, liquen de Islandia, malvavisco, llantén, propóleo y ajo (en capsulas o en perlas ) como balsámicos y antisépticos.
Complementos dietéticos: los ricos en vitamina C (comprimidos de acerola), zumos de cítricos. Y los ricos en vitamina A y en zinc.
En la prevención de la gripe es importantísimo el estado del sistema inmunitario, por lo que resulta de gran ayuda los preparados a base de: Equinacea, Jalea Real, polen, astrágalo, regaliz.

Comentarios