Curar heridas abiertas naturalmente

Si se trata de un corte profundo o de un rasguño que provocan pérdida excesiva de sangre, lo primero que que hacer es tratar de detener la hemorragia. Para eso hay que acostar a la persona y hacerle levantar un poco las piernas para facilitar la circulación. Observar bien la herida y asegurarse de que no haya restos de objetos extraños, como pedacitos de vidrio o astillas. Estos deben ser extraídos sin demora. Si tiene dificultades para hacerlo, no hay que escarbar demasiado. Es preferible lavar cuidadosamente la herida y cubrirla con algodones o gasa esterilizada hasta que llegue la ayuda médica.

Limpieza de la herida:

Tintura de caléndula: se puede usar algún antiséptico suave, como la tintura de caléndula.

Agua con jabón: también el agua tibia con jabón es un buen antiséptico.

Jugo de limón o té con sal: ambas soluciones sirven para salir del paso.

Ajo: el ungüento de ajo es un buen antiséptico y desinfectante. Machacar ajo en un mortero no metálico y mezclarlo con miel, y aplicarlo como cataplasma en la herida.

Miel: cubrir la herida o rasguño con miel y vendar fuertemente. Evitar que le llegue aire a la herida.

Jugo de perejil: es una excelente ayuda con la limpieza de las heridas.

Comentarios