La acupuntura I


¿Qué es la acupuntura?

La acupuntura pertenece al amplio acervo cultural de la Medicina tradicional china, que aglutina un conjunto de disciplinas que perduran desde hace miles de años. La acupuntura es una terapia alternativa que se fundamenta en la ancestral filosofía del taoísmo, que considera el universo dividido en dos entidades contrapuestas, pero a la vez complementarias: el Ying y el Yang.

El equilibrio entre el Ying y el Yang

El Yang representa los elementos de nuestro mundo que son de connotación más positiva para el hombre (el sol, el cielo, el calor, la primavera, el verano,...) El Ying, sin embargo, representa a determinados elementos de nuestro mundo de faceta menos positiva (el frío, el invierno, las enfermedades crónicas...)

La visión de la acupuntura consiste en entender el organismo humano como un sistema en el que ambos, Ying y Yang, se hallan perfectamente integrados y en delicado equilibrio cuando se goza de buena salud. La pérdida de la salud se explicaría por la pérdida del equilibrio entre esas dos fuerzas de la vida, Ying y Yang, o con relación al medio externo, ante lo cual sobrevendría la enfermedad. El cuerpo humano se ve, así pues, como un complicado entramado de órganos y tejidos en el que Ying y Yang viajan y se distribuyen por todo el organismo, gracias a una serie de canales denominados chin o meridianos. Estos meridianos se hallarían a unos cuantos milímetros de la piel y su manipulación es la que permitiría redistribuir el flujo de Ying o Yang con el propósito de recuperar el equilibrio perdido y con ello, de nuevo, la salud. Mediante la manipulación física de los denominados chin se conseguiría, en unas ocasiones el restablecimiento del balance natural interno de nuestro organismo, y en otras ocasiones, la recuperación de la armonía óptima con el medio externo.

El origen de la acupuntura

Para hablar de cuándo surgió la acupuntura debemos remontarnos a China, hace más de 2.500 años. La acupuntura surgió como una forma de terapia más dentro de un amplio conjunto de métodos tradicionales que conforman la medicina china tradicional, y que comprenden también la fitoterapia (terapia basada en el empleo de hierbas medicinales), la moxibustión (basada en el contacto con sustancias naturales incineradas), la terapia de succión (mediante ventosas), el masaje, las terapias del movimiento (Tai-chi, etc.), o la meditación trascendental.

La acupuntura pronto se extendió a Japón, la península de Corea y al resto de Asia continental próxima a Oriente. En Europa penetró hacia el siglo XVII, pero no consiguió adquirir el auge que siempre ha tenido esta terapia milenaria en sus países de origen, en donde incluso forma parte de las terapéuticas aceptadas por los sistemas nacionales de salud.

Los medios y métodos de la acupuntura

Para realizar tratamientos de acupuntura se utilizan clásicamente finísimas agujas de metal (antes eran de oro, plata o hierro y actualmente de acero inoxidable), de 3 a 25 centímetros de largo y usadas en frío por lo general, pero también pueden ser calentadas. Se debe introducir cada aguja a través de la piel tan sólo 1 a 3 milímetros, y durante al menos 20 minutos, y pueden ser necesarias varias sesiones para tratar una dolencia. En la acupuntura tradicional se describen 26 meridianos y más de 600 puntos terapéuticos, pero al igual que ocurre con otras medicinas alternativas, existen diferentes escuelas. La estimulación de los puntos del cuerpo se puede llevar a cabo, no sólo con agujas sino también con medios más modernos como el láser (láser-acupuntura), o la electricidad (electro-acupuntura). También existe la digito-puntura (variante en la que se realiza la estimulación mediante la presión exacta en diversos puntos por medio de los dedos.)

Comentarios