Ozonoterapia

Aplicado en forma no invasiva, durante sesiones ambulatorias, el ozono favorece la regeneración de los tejidos y posee efecto analgésico, antiinflamatorio, inmunomodulador y revitalizante.
La artrosis, la artritis reumatoidea, la fibromialgia y la osteomielitis, son ejemplos de enfermedades crónicas y complejas para las cuales es complicado hallar uns solución integral. 
Sin embargo, gracias al desarrollo de diversas alternativas terapéuticas, entre las que se cuenta la ozonoterapia, las personas que sufren estas afecciones pueden encontrar el alivio  que necesitan para combatir dolores y realizar sus actividades cotidianas.
El ozono es un gas cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno.
Según los especialistas, los comienzos de la utilización de esta técnica con fines terapéuticos se remontan a los años posteriores a la primera Guerra Mundial, durante los cuales se utilizaba el ozono para curar las heridas infectadas.
Características y posibilidades de aplicación
Consebida como un abordaje integral, la ozonoterapia se aplica en casos como los mencionados anteriormente, pero tembién  en el tratamiento de lesiones deportivas y, sobre todo, para revertir problemas del aparato locomotor,entre los que se destaca la hernia de disco.
Una de las principales ventajas de este tratamiento es que no deja cicatrices y acelera la recuperación, especialmente cuando se trata de lesiones deportivas

Comentarios