Cromoterapia para cada enfermedad

Los colores son vibraciones de energía que se obtienen de la luz y, según los expertos, ayudan a restablecer el funcionamiento rítmico normal de los órganos vitales. En nuestro cuerpo hay unos fotocaptores que permiten la penetración de los rayos luminosos en los tejidos vivos. Según el tipo de afección de los distintos órganos, corresponden a un color.
Azul: es un color frío que se aplica para todo tipo de inflamaciones, como ser asma, insolaciones, espasmos intestinales y otitis, en algunos casos combinado con otro color.
Amarillo: estimula el metabolismo y actúa serenando el sistema nervioso.
Rojo: tonificante y muy cálido. Alivia las anginas y algunos tipos de otitis, combinado con luz verde y naranja. Las migrañas y las jaquecas, aunque no suelen afectar a los niños, se tratan con luz roja y verde.
Naranja: es desinflamatorio, por eso los especialistas lo recomiendan para combatir el asma, el eritema del pañal, combinado con azul. Y para algunos tipos de otitis combinado con luz verde y azul.
Verde: tiene acción antimicrobiana y se utiliza en las afecciones viricas como  diarreas, colitis y otitis.

Comentarios