Cefaleas y migrañas

El dolor de cabeza o cefalea, es el más frecuente de todos los dolores que afectan al ser humano. El termino cefalea se aplica a toda sensación molesta localizada en la cabeza, generalmente el dolor de cabeza es consecuencia de otras alteraciones, la personalidad, el estilo de vida y la profesión son factores que predisponen al individuo.
Tipos de cefaleas:
Cefalea tensional: es la más frecuente, predomina en la mujer, aparece a cualquier  edad y en un 40% los antecedentes son de tipo familiar. El dolor aparece como una sensación opresiva en casco o en banda alrededor de la cabeza que aparece por la mañana y se incrementa durante el día y se acompaña de una sensación de cabeza vacía o de corcho.
La tensión nerviosa, el estrés y la ansiedad son sus principales causas, ya que se producen espasmos en los músculos de la cabeza y cuello. Por ello el dolor aumenta con el estrés y mejora con la relajación.
Migraña o jaqueca: se trata de una cefalea recurrente pulsátil, hemicraneal, y acompañada de fotofobia, fonofobia y nauseas y vómitos, se presenta con una periodicidad de varias horas o días, una o más a la semana, una al año, o tres al mes. Puede aparecer un aviso previo a la migraña, el aura, en el que aparecen fenómenos visuales, luces, o manchas.
Parece que la herencia es un factor claro, en mas de un 70% de los casos hay  antecedentes familiares, además otros factores pueden ser: de tipo alimentario, abusos de comida y bebida, determinados alimentos (quesos, embutidos, frutos secos, chocolate, vino) o aditivos. Factores hormonales propios de la mujer. Factores atmosféricos, cambios de clima o de estación. Y otros, como el estrés, tensión nerviosa, falta de sueño, viajes, cambios de horario, etc.
Cefalea en acumulo o en racimos: el dolor se localiza de forma unilateral en la  zona periorbitaria ocular, no es pulsátil, puede durar de 15 minutos a 4 horas, se suele acompañar de enrojecimiento ocular, lagrimeo, rinorrea y taponamiento nasal en el mismo lado del dolor. Las crisis se repiten varias veces al día y a la misma hora, durante un periodo que puede ir de una semana a varios meses. Los cambios atmosféricos, el alcohol, el estrés, y la tensión psicológica actúan de forma clara como desencadenantes.
Cefaleas orgánicas: son causadas por otras afecciones orgánicas como: otitis,
sinusitis, hipertensión arterial, inflamación del nervio trigémino, tumores craneales, abscesos, hemorragias, o hematomas cerebrales, estreñimiento.
Medidas terapéuticas:
Evitar los alimentos que potencialmente las pueden causar, el estrés, tensiones nerviosas y psicológicas, conseguir un sueño profundo y reparador.
Fitoterapia: consumir corteza de sauce, melisa, tilo, ginkgo biloba y tanaceto.

Comentarios