Masajes con piedras


En esta técnica, el terapeuta emplea dos tipos de piedras: frias y calientes.
Esta combinación de temperaturas aplicadas sobre diferentes puntos del organismo aporta relajación, alivia dolores, revitaliza y oxigena la piel.
El masaje realizado con piedras calientes permite la dilatación de los vasos sanguíneos y linfáticos, mientras que las piedras frías oxigenen la piel a la vez que la revitalizan.
El paciente se relaja y, como también se libera histamina, los procesos dolorosos e inflamatorios disminuyen notablemente.
En lña sesión, el terapeute emplea piedras que alcanzan una temperatura aproximada a los 50º al estar sumergidas en un recipiente con agua. Si se trata de un masaje con piedras frías, se logra bajar la temperatura sumergiéndolas en agua fría o agua con hielo.
Una sesión lleva siempre más de una hora y cualkquiera puede aprender a usar las piedras, tenga experiencia o no en masajes

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hi,

I begin on internet with a directory